El Penúltimo Humano (Matienschön, Buenos Aires, 2018)

Sur l’invitation du Club Cultural Matienzo, K.A.K. a présenté à Buenos Aires une reprise de Safari et une création originale : l’exposition Penultimo Humanoen étroite collaboration avec des artistes locaux.

16 janvier 2018 – Matienschön, Palermo, Buenos Aires.

Photo’s by Agustín Jais & Lux Valladolid & Mariana Odorico

EL COLECTIVO K.A.K. (BÉLGICA) ESTRENA SU NUEVA OBRA EN BUENOS AIRES POR ÚNICA NOCHE

“EL PENÚLTIMO HUMANO” se llama la instalación performativa que el grupo de Bruselas exhibirá el 16 de enero.

“Auténticas reliquias del Siglo XXI!
Una excepcional diversidad de las especies más comunes!”

EL PENÚLTIMO HUMANO es la segunda presentación del grupo belga en América Latina, y el estreno de un trabajo creado especialmente para el Club Cultural Matienzo.

La obra es un recorrido site-specific que interviene todos los espacios del Club. Un Zoológico Humano que, con dispositivos visuales y teatrales atravesados por un brutal humor surrealista, nos coloca frente a nuestras acciones más típicas como si las viéramos con ojos de extraterrestres -o de expedicionarios colonialistas.

Durante un mes, ocho de los 16 miembros del colectivo K.A.K. (Koekelbergse Alliantie van Knutselaars) -ganador de la convocatoria de Residencia Internacional Matienschön– trabajaron junto a artistas porteños para crear esta nueva obra, que se presenta en una única noche en la apertura de la temporada 2018 del Club Cultural Matienzo.

—–

El Penúltimo Humano es una producción de K.A.K. junto a Detheatermaker, Kunstenwerkplaats Pianofabriek, MARTE Matienzo Artes Escénicas y Club Cultural Matienzo. La obra es posible gracias al apoyo de Flanders State of the Art, Vlaamse Gemeenschapscommissie, gemeente Molenbeek (wijkcontract Zinneke), Grolsch y Hospeda Cultura.

Curaduría: Matienschön

La participación de K.A.K. en Buenos Aires es la segunda de tres Residencias Internacionales coordinadas por Matienschön, área de arte contemporáneo del Club Cultura Matienzo: luego de K.A.K. será el turno del artista visual mexicano Plinio Villagrán Galindo. Antes, fue de la partida el dúo Jamboy, de Dinamarca, que trabajó durante un mes con vendedores ambulantes del barrio de Once.